GONZALO MAZARRASA – PEREGRINOS DE MARÍA

DISCO NUEVE

VEN, SEÑOR, VEN
(MADRID, 18 DE DICIEMBRE DE 1998, NTRA. SRA. DE LA ESPERANZA)

¿Dónde estás? Ven, Señor, ven (bis)

Como el ciego en el camino, yo te quiero ver
o el leproso agradecido, tengo que volver.

¿Dónde estás? Ven, Señor, ven (bis)

El muerto de cuatro días dejará de oler
y el que ya no se movía se pondrá de pie

Sí Tú están, ven, Señor, ven
¿Dónde estás? Ven, Señor, ven

Una voz en el desierto grita: ¡ven!
allanadle los caminos que quiere volver

Cerca están, ven, Señor, ven
Llegarás, ven, Señor, ven

No nos encuentres dormidos cuando tengas que volver
con la cintura ceñida, las sandalias en los pies

Para andar, ven, Señor, ven
por el mar, ven, Señor, ven

Con la lámpara encendida y el aceite de la fe
que ilumina nuestras vidas como la primera vez

Volverás, ven, Señor, ven
al final, ven, Señor, ven

SIMÓN, HIJO DE JUAN
(CENTRO DE ESPIRITUALIDAD DEL CORAZÓN DE JESÚS, VALLADOLID, 29 JUNIO 1999, SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO)

 

Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? ¿Me amas más?
Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? ¿Me amas más?
Señor, Tú sabes todo, Tú sabes que te quiero
Señor, Tú puedes todo en la tierra y el Cielo
Simón, hijo de Juan, si me amas, apacienta mis corderos.

Simón, hijo de Juan, ¿me quieres más que éstos? ¿Me quieres más?
Simón, hijo de Juan, ¿me quieres más que éstos? ¿Me quieres más?

Señor, Tú sabes todo, Tú sabes que te quiero
Caminas sobre el agua y bautizas con fuego

Simón, hijo de Juan, si me quieres, cuida de mis corderos

Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? ¿Me amas más?
Simón, hijo de Juan, ¿me quieres más que éstos? ¿Me quieres más?

Se ha entristecido Pedro porque le ha preguntado
Por tres veces que si le quiere más

Simón hijo de Juan, si me amas, mis ovejas pastorealas

Te lo aseguro, cuando eras joven,
Tú mismo te ceñías e ibas donde querías
Pero cuando seas viejo, extenderás las manos
Otro te ceñirá y llevará a donde tú no quieras

Y añadió: Sígueme, Simón, hijo de Juan (bis)

UNA BODA EN CANÁ
(CENTRO DE ESPIRITUALIDAD DEL CORAZÓN DE JESÚS, VALLADOLID, 30 JUNIO 1999, SANTOS PROTOMÁRTIRES DE LA IGLESIA ROMANA)

Había una boda en Caná y Jesús estaba allí
de pronto el vino vino a faltar, su Madre le fue a decir:

No tienen vino, Hijo mío, no tienen vino
mírales a los novios llorar porque ya no tienen vino.

Mujer ¿qué nos va a ti y a mi?
mi hora aún ha de llegar, también Tú estarás allí.

María dijo a los que servían: haced lo que Él os diga
de agua las tinajas vacías llenadlas hasta arriba.

El mayordomo vino a probar el vino que salía
otros ponen el malo al final, Tú traes la alegría

Y así en aquella boda en Caná, por medio de María
su Gloria quiso manifestar Jesús a los que creían.

Y así en aquella boda en Caná volvió a nacer la vida
el vino bueno vino a sobrar, a ruegos de María.

El vino bueno al final a ruegos de María
El vino bueno al final a ruegos de María

POR TI, POR MÍ
(MADRID, 3-4 SEPTIEMBRE 1999)

Atrás queda el desierto árido y gris
ha florecido el huerto de tu jardín

Los que yacían muertos pueden vivir
los ojos de los ciegos vuelven a abrir.

Los presos quedan sueltos, les ves venir
el pan a los hambrientos a repartir

Su fruto los sarmientos desde la vid
ofrecen al sediento que va a morir

Repártenos tu Cuerpo, Señor, al fin
y llévanos al Reino por Ti, por mi

Repártenos tu Cuerpo, Señor, al fin
y paga Tú el impuesto por Ti, por mí.

A LA OTRA ORILLA (ITINERANTE)
(QUINTANAR DE LA ORDEN, ENERO-FEBRERO 2000)

Lo dejó todo por seguir una estrella fugaz
cambió un brillante porvenir por la precariedad

Lo dejó todo por seguir la voz del corazón
que le empujaba a descubrir por dónde muere el sol.

Lo dejó todo y se marchó y sin mirar atrás
se fue cantando una canción, tal vez no volverá

Ni siquiera se despidió, no podía esperar
tenía miedo de perder a la estrella fugaz.

Buscaba a un Rey, buscaba a Dios
busca a Aquel que le buscó

El oro al Rey, incienso a Dios
mirra para el que hombre nació

Decían que era un soñador, que de la realidad
lo mismo gozo que dolor, se quería escapar

Decían que era un perdedor, que iba a fracasar
que había perdido la razón, que debía regresar

Y no volvió ya nunca más
el mar se abrió para pasar

A la otra orilla, a la otra orilla
donde esperaba la libertad.

A la otra orilla, a la otra orilla
el sol se pone por la otra orilla

A la otra orilla, a la orilla

MUJER, ¿POR QUÉ LLORAS? ¿A QUIEN BUSCAS? (JN 20, 11-18)
(MADRID, 19-21 SEPTIEMBRE 2000)

Mujer, ¿Por qué lloras? ¿a quien buscas?
Mujer, ¿Por qué lloras? ¿a quien buscas?
Si te lo has llevado Tú, Si te lo has llevado Tú
dime dónde lo has puesto
y yo me lo llevaré
María, María

Rabbonní, Maestro mío
María, María
Rabbonní, Maestro
Si te lo has llevado Tú, Si te lo has llevado Tú
dime dónde lo has puesto
y yo me lo llevaré

Nolli me tangera que todavía no he subido al Padre;
ve a mis hermanos y diles:
Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios
Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios
María, ve y díselo

LLAMANDO A LAS PUERTAS DEL CIELO (BOB DYLAN)
(TRADUCCIÓN G. MAZARRASA) (MADRID 21 DICIEMBRE 2000)

Toma mi placa como recuerdo
ya no la llevaré más
no puedo ver porque está oscureciendo
estoy llamando a las puertas

Llamando a las Puertas del Cielo
Estoy llamando a las Puertas
Llamando a las Puertas del Cielo
Estoy llamando a las Puertas

Toma mis pistolas y déjalas en el suelo
ya no la usaré más
la nube negra está cayendo
estoy llamando a las puertas

Llamando a las Puertas del Cielo
Estoy llamando a las Puertas
Llamando a las Puertas del Cielo
Estoy llamando a las Puertas

DISCO DOS

LOS TIEMPOS HAN CAMBIADO
(LETRA: G. MAZARRASA / MÚSICA EN BOB DYLAN – THE TIMES THEY`RE A CAMPING)
(LA LETRA LA ESCRIBÍ EL 4-6 ENERO 2001 Y 2 ABRIL 2002 MARTES DE PASCUA EN SAN MIGUEL, MADRID)

Yo sé bien que el tiempo se terminará
que el sol que se pone, un día no saldrá
que la vida es viento y el viento se va
y a pesar de todo tu amor seguirá.

Oye mi lamento que hoy, una vez más
ante ti presento esta Navidad
afuera el invierno ha llegado ya
y está oscureciendo sobre tu Portal
y en el firmamento una estrella…

Rompiendo el silencio y en la oscuridad
de una noche fría vienen a buscar
lejanos viajeros a un Niño real
a quien el tirano quisiera matar.

Pero aún no ha llegado la hora final
el Niño que nace tiene que reinar
nacido en el tiempo, nacido mortal
de la muerte eterna nos viene a librar
resucitando una noche…

Yo sé que el sepulcro se vaciará
que la muerte muere y que Él vivirá
dicen las mujeres que el Cuerpo no está
y que han visto a un ángel la tumba guardar

QUE HA RESUCITADO y que al Padre va
Y que en Galilea nos precederá
Enjugad el llanto, dejad de llorar
QUE HA RESUCITADO, como escrito está
El que colgó en el madero…

SE ACABÓ
(SAN MIGUEL, MADRID, 14-15 ABRIL 2001, SÁBADO SANTO Y DOMINGO DE RESURRECCIÓN)

Se acabó, la mañana vuelve a nacer
la noche ha pasado, el sol brilla otra vez
Se acabó, la esperanza vuelve a nacer
con la primavera la fe empieza a florecer.

Una cruz ensangrentada las gotas de lluvia lavan
y con el polvo del suelo barro son
Vi con ese barro a un ciego: su ojos embadurnaba
después se lavó con agua: el ciego vio.

Se acabó, todo lo hago nuevo otra vez
id a Galilea: en la misión me veréis.
Se acabó, la mañana vuelve a nacer
a toda la tierra id y evangelizaréis

AMANECE EN LA CIUDAD
(SAN MIGUEL, MADRID, 15 ABRIL 2001, DOMINGO DE RESURRECCIÓN)

Amanece en la ciudad, las calles están vacías
cuando entre la oscuridad unas sombras se deslizan.

Alguien quiere terminar una tarea emprendida
con Ungüento perfumado para embalsamar la herida

Les movía la piedad a unas manos femeninas
que aún buscaban aliviar al que sirvieron en vida

«¿Quién la piedra moverá?» preguntaban mientras iban
saliendo de la ciudad por la Vía Dolorida

Cuando vieron al llegar: la tumba estaba vacía
alguien hubo de robar, ¿dónde se lo llevaría?

Amanece en la ciudad: vi dos hombres que corrían
a un sepulcro sin usar donde su Señor dormía.

Aunque uno corría más, esperó a la compañía
algo le impedía entrar en la Tumba de la Vida.

El sudario sin doblar: el que lo vio, lo creía
todo vuelve a comenzar en una mañana fría

Amanece en la ciudad: la muerte ha sido vencida
el que nació en un portal, resucitó al tercer día

Amanece en la ciudad, vuelve a despertar la Vida
perderla es para ganar, ganarla, la perdería.

Amanece en la ciudad, Amanece en la ciudad.

Amanece en la ciudad, una Cruz resplandecía
con la gloria de Abbá, el Padre, dio al Hijo que obedecía

Amanece en la ciudad ante una tumba vacía
el que busca, encontrará la fuente de la alegría

Amanece en la ciudad, vi las sombras que corrían
derrotó a la oscuridad la luz del sol que nacía

Amanece en la ciudad, amanece en la ciudad

¿Quién nos podrá separar de Cristo?

Ni la muerte ni la vía
ni la espada ni el dolor, ni la aflicción ni la envidia
ni el hambre y la soledad, ni el odio ni la perfidia.

¿Quien no podrá separar de Cristo?
¿Quien no podrá separar de Cristo?

Ni la muerte ni el dolor, insisto
nos podrán ya separar de Cristo.

Trae la vida a la ciudad: es Cristo
nada nos separará de Cristo.

Amanece en la ciudad: es Cristo
luz para la oscuridad es Cristo.

CENTINELA
(SANTA MARINA DE VALDEÓN, PICOS DE EUROPA, 22-24 JULIO 2001, CAMPAMENTO DE CORONA)

Centinela, ¿Cuánto queda de la noche por pasar?
estoy esperando el alba, dime cuándo llegará

Centinela, tú que velas el sueño de la ciudad
mira desde la azotea que el sol está por llegar.

He visto sombras de muerte bajo luces de cristal
y sirenas que prometen lo que no te pueden dar

Muertos enterrando a muertos y hambrientos que por el pan
vendían juntos alma y cuerpo al que los quería comprar

Centinela, tú que velas, dime cuándo llegará
el que vence a las tinieblas caminando sobre el mar

Centinela del mañana, ¿Quién te ha puesto a vigilar
al despuntar la alborada, cuando todos duermen ya?

No dejes que venza el sueño tu vigilia junto al mar
que pronto vendrá tu dueño con el salario a pagar

No dejes que por el tedio te tenga que despertar
a la puerta del sepulcro donde va a resucitar

Centinela del mañana, cansado de trabajar
rema mar adentro y echa tus redes para pescar

Hay un hombre allí en la playa que te invita a navegar
Centinela con tu barca rumbo a la eternidad

Centinela…

POR UNA MUJER
(SAN MIGUEL, MADRID 22 DICIEMBRE 2001)

Por una mujer, -dime quién es-, por una mujer
vino el Emmanuel, -dime quién es-, por una mujer

Vive en Nazaret, -dime quién es-, aquella mujer
su esposo es José, -dime quién es-, aquella mujer

Escucho a Gabriel, -dime quién es-, es una mujer
se apoyó en Yahvé, -dime quién es-, es una mujer

Fue a ver a Isabel, -dime quién es-, mujer a mujer
Gloria de Israel, -dime quién es-, solo una mujer

Él nació en Belén, -di cómo fue-, de una mujer
no todos lo creen, -dime por qué-, por una mujer

Yo nací también, -di cómo fue-, por una mujer
Hijo de la fe, dime de quien-, de una mujer

Por una mujer, -dime quién es-, por una mujer
volverá otra vez, -dime quien es-, por una mujer

BIENAVENTURANZAS (MT 5, 1-12A)
(SAN MIGUEL, 3 FEBRERO 2002, IV –DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A)
(TRADUCCIÓN LITÚRGICA DEL MISAL)

En aquel tiempo, al ver Jesús a la gente,
subió a la montaña, y se sentó,
y se acercaron sus discípulos;
y él se puso a hablar enseñándoles:

Dichosos los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos
Dichosos los sufridos,
porque ellos heredarán la tierra.

Dichosos también son los que lloran, porque ellos serán consolados.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados

Dichosos los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia
Dichosos los limpios de corazón,
porque ellos verán a Dios.

Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el Reino de los cielos
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el Reino de los cielos

Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan,
y os calumnien de cualquier modo por mi causa.
Estad alegres y contentos,
porque vuestra recompensa será grande en el cielo
Vuestra recompensa será grande en el cielo

DISCO DOS

DAME DE BEBER
(SAN MIGUEL, MADRID 27 FEBRERO 2002)

Dame de beber
dame de beber
Era el mediodía
y el Crucificado
dijo: «tengo sed»

Llegó una mujer
junto al pozo aquel
Era en Samaría
y Jesús, cansado
pidió de beber

Si supieras quién
si supieras quién es
El que te está hablando
tú le pedirías
el agua viva a Él.

Dame de beber,
dame de beber
La lanza el costado
traspasó y manaron
la leche y la miel

La lanza el costado
traspasó y manaron
la leche y la miel

EL HOMBRE DEL PIANO – ANA BELEN

Esta es la historia de un sábado,
de no importa que mes,
y de un hombre sentado al piano
de no importa que viejo café.

Toma el vaso y le tiemblan las manos,
apestando entre humo y sudor,
y se agarra a su tabla de naufrago,
volviendo a su eterna canción.

Toca otra vez, viejo perdedor,
haces que me sienta bien,
es tan triste la noche en que tu canción
sabe a derrota y a miel.

Cada vez que el espejo en la pared
le devuelve más joven la piel,
se le encienden los ojos
y su niñez viene a tocar junto a él.

Pero siempre hay borrachos con babas,
que le recuerdan quien fue,
el más joven maestro al piano
vencido por una mujer.

Ella siempre temió echar raíces,
que pudieran sus alas cortar
y en las jaula metida,
la vida se le iba y
quiso sus fuerzas probar.

No lamenta que de malos pasos,
aunque nunca desea su mal,
pero a ratos con furia golpea el piano
y hay algunos que le han visto llorar.

Toca otra vez, viejo perdedor,
haces que me sienta bien,
es tan triste la noche en que tu canción
sabe a derrota y a miel.

El micrófono huele a cerveza
y el calor se podría tocar,
solitarios oscuros, buscando pareja,
apurándose un sábado más.

Hay un hombre aferrado a un piano
la emoción empapada en alcohol,
y una voz que le dice:
«pareces cansado, y aún,
no ha salido ni el sol».

Toca otra vez, viejo perdedor,
haces que me sienta bien,
es tan triste la noche en que tu canción
sabe a derrota y a miel.

SÓLO PIENSO EN TÍ – VICTOR MANUEL

Ella fue a nacer
en una fría sala de hospital
cuando vió la luz su frente
se quebró como cristal
porque entre los dedos a su padre
como un pez se le escurrió
hace un mes cumplió los veintiseis.
Sólo pienso en ti.

Hey, sólo pienso en ti.
Juntos de la mano
se les vé por el jardín
no puede haber nadie
en este mundo tan feliz.
Hey, sólo pienso en ti.

El nació de pie
lo fueron a parir entre algodón
su padre pensó que aquello era
un castigo del señor.
Le buscó un lugar para olvidarlo
y siendo niño le internó
pronto cumplirá los treinta y tres.
Sólo pienso en ti.

Hey, sólo pienso en ti.
Juntos de la mano
se les vé por el jardín
no puede haber nadie
en este mundo tan feliz.
Hey, sólo pienso en ti.

En el comedor,
les sientan separados a comer
si se miran bien
les corren mil hormigas por los pies.
Ella le regala alguna flor
y él le dibuja en un papel
algo parecido a un corazón.
Sólo pienso en ti.

Hey, sólo pienso en ti.
Juntos de la mano
se les vé por el jardín
no puede haber nadie
en este mundo tan feliz.
Hey, sólo pienso en ti.

Hey, sólo pienso en ti.
Juntos de la mano
se les vé por el jardín
no puede haber nadie
en este mundo tan feliz.
Hey, sólo pienso en ti.

ME ENSEÑARAS
CAMINO NEOCATECUMENAL

ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA,
ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA.
ME SACIARÁS DE GOZO EN TU PRESENCIA,
DE ALEGRÍA PERPETUA A TU DERECHA.

Protégeme Dios mío, en Ti me refugio.
Yo digo a Dios: Tú eres mi Señor.
Sin Ti, no tengo nada.

ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA,
ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA.
ME SACIARÁS DE GOZO EN TU PRESENCIA,
DE ALEGRÍA PERPETUA A TU DERECHA.

El Señor es mi heredad y mi copa,
mi vida está en sus manos,
me ha tocado en suerte un lote hermoso, me encanta mi heredad.
Bendigo al Señor que me aconseja, hasta de noche instruye mi corazón,
tengo siempre delante de mi al Señor, está a mi derecha, no vacilaré.

ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA,
ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA.
ME SACIARÁS DE GOZO EN TU PRESENCIA,
DE ALEGRÍA PERPETUA A TU DERECHA.

Por eso se alegra mi corazón, exulta mi alma,
y mi carne descansa serena,
porque no abandonarás mi vida en el sepulcro
ni dejarás que tu santo experimente la corrupción, la corrupción.

ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA,
ME ENSEÑARÁS EL CAMINO DE LA VIDA.
ME SACIARÁS DE GOZO EN TU PRESENCIA,
DE ALEGRÍA PERPETUA A TU DERECHA.

Ir al contenido