GONZALO MAZARRASA – PEREGRINOS DE MARÍA

DISCO SEIS

DÉJAME ESTAR CONTIGO
(5/7/87 BURGOS)

Déjame estar contigo,
déjame estar aquí,
echar en el olvido
todo lo que viví.

Déjame estar contigo
y descansar al fin,
que tu presencia, Amigo,
es vida para mí.

Déjame estar contigo,
así quiero vivir,
que tengo por perdido
lo que pasé sin Ti.

Déjame estar contigo
para llorar y reír,
las piedras del camino
no me podrán herir.

Déjame estar contigo,
quiero quedarme así;
tu Corazón y el mío
serán sólo un latir.

Déjame estar contigo,
así quiero morir,
que Tú eres mi destino
y tengo sed de Ti.

Déjame estar contigo
aunque haya que sufrir,
que ya probé tu Vino
y de tu Pan comí.

Déjame estar contigo
y hacerte sonreír,
que es tarde y hace frío,
déjame estar aquí.

Déjame estar contigo,
quiero olvidarme a mí
y quedarme dormido,
sentado junto a Ti.

YO NACÍ CON EL FRÍO
(10/2/86-19/3/89 BURGOS-TENERIFE)

Yo nací con el frío
y he vivido la vida
entre el dolor y el gozo,
tristeza y alegría.

Yo perseguí la luna
en la noche estrellada
y compuse canciones
que enseguida olvidaba.

Yo viví solamente
de aquello que soñaba,
y soñaba despierto
con el nacer del alba,

pero el alba llegó
cuando no la esperaba:
Tú llegaste, Señor,
desde el fondo del alma.

Yo corrí como el río,
desperdiciadamente,
y echaba en el olvido
que brote de tu fuente.

Yo arrastré la ribera
y empantané los llanos,
y me fui lentamente
sumergiendo en el fango.

Yo nací de repente
de nuevo, de lo Alto,
y subí la pendiente
contigo hasta el calvario,

Y ahora ya no soy yo
el necio estrafalario,
Tú eres sólo, Señor,
mi Dios resucitado.

Yo viví en el hastío
de la vida entregada,
y fui de duna en duna
buscando la mañana.

Falsifiqué la dicha
y me envolví en la nada,
escondiéndome el alma
de la luz que llegaba.

Yo fui de puerta en puerta
buscando al que no estaba
y en la playa desierta
sentí la brisa helada

y el dolor me envolvió
y la muerte me hablaba,
y en tu nombre, Señor,
yo les volví la espalda.

MADRE DEL REDENTOR
(30/7/88 MONTE ALBERTA -BARCELONA)

Porque estoy convencido de que eres la mejor
y siento cada día tus cuidados,
porque llevo conmigo la alegría y el dolor
de tu Corazón blanco, Inmaculado.

Porque te he conocido tan cercana y al Señor
le contaste mis penas y mi llanto
con tus manos secaste, porque eres Madre de Dios
y de los que creemos, hoy te canto.

Madre del Redentor,
escúchame que estoy necesitado
de tu fuerza y tu amor,
escóndeme en tu Corazón. (Bis).

YA LLEGA LA HORA
(5/5/87-17/5/88 BURGOS)

Ya llega la hora,
ya llega el momento
de decir al mundo
todo lo que siento.

Ya nacen las flores,
ya pasa el invierno,
ya apunta la aurora
en el firmamento.

Tú eres la luz,
clavado en el árbol de la cruz. (Bis).

Ya madura el trigo
bajo el cielo abierto,
ya se va la noche,
ya cesa el silencio.

Ya llega la hora,
ya llega tu Reino,
ya brota agua y sangre
del costado abierto

de Jesús: Él es la luz,
cosido en el árbol de la cruz.
Tú eres la luz,
cosido en el árbol de la cruz.

COMO TÚ, MARÍA
(30/7/88 MONTE ALBERTA-BARCELONA)

Quién pudiera ser
como Tú, María,
un océano limpio
en el que Dios se mira.

Quién pudiera ser
como Tú, María,
entre todas llamada
la Mujer bendita.

Quién pudiera ser
como Tú, María,
Virgen Madre de Dios,
la que nos dio la vida.

Quién pudiera ser
como Tú, María,
la esclava del Señor
a sus pies rendida.

Quién pudiera ser
como Tú, María,
Corazón de fuego
con alma de niña.

Quién pudiera ser
como Tú, María,
hostia inmaculada
de Dios escogida.

Quién pudiera ser
como Tú, María,
y en el gozo y dolor
decir sí cada día.

Quién pudiera ser
como Tú, María;
la creación entera
te canta agradecida.

Yo quisiera ser
como Tú, María,
estar lleno de amor
y darlo sin medida.

Yo quisiera ser
como Tú, María,
llamarada de gracia
y hoguera encendida.

Yo quisiera ser
como Tú, María,
cógeme de la mano
que me perdería.

Yo quisiera ser
como Tú, María,
el consuelo de Dios
y su gran alegría.

Yo quisiera ser
como Tú, María.(Bis).

TÚ ERES COMO UNA CANCIÓN
(27/2­/89 BURGOS)

Tú eres como una canción,
una alegría, una ilusión,
y el sol que brilla para Ti
es tuyo y mío no.

Nunca me canso de decir
que Dios me vino a perseguir,
y al fondo de mi oscuridad
bajó a buscarme la Verdad.

Vuelo hasta el fondo del mar
y allí te encuentro una vez más,
que no me de la vuelta atrás
y haga tu voluntad.

En Ti el principio,
en Ti el final,
y siempre en Ti, la eternidad
no es nada más que verse en Ti,
que no me importe lo demás.

BUSCADOR DE ORO
(21-22/4/89 BURGOS)

Buscador de oro,
por tus venas corre
polvo de sudor y luz,
y entre tus arrugas
un filón se esconde
de amarguras y de cruz.

Forjador de sueños,
rompedor de moldes,
sabedor de ingratitud.
Solo en el camino
y molido a golpes,
te encontraste con Jesús.

Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
buscador de oro,
Él te iba a buscar.
Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
buscador de oro,
Él te iba a encontrar.

Bebedor de engaños,
vividor de horrores,
de la peor esclavitud,
La que va por dentro,
te libró aquel hombre
que colgaba de una cruz.

Muerto entre los muertos,
pobre entre los pobres,
solo te quedabas Tú.
Rumbo a ningún puerto,
pescador sin nombre,
te encontraste con Jesús.
Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
tus redes vacías
Él las fue a llenar.
Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
pescador de hombres,
Él te fue a pescar.

Vendedor de cielos,
comprador de soles,
soñador de juventud
que pasaste el tiempo
marchitando flores,
corroído de inquietud.

Te llegó el desierto,
te alcanzó la noche
bajo el peso de la cruz
y caíste al suelo,
pescador sin norte,
ese norte era Jesús.

Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
pescador sin norte,
Él te iba a pescar.
Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
buscador de oro,
Él te iba a buscar.
Quién lo iba a decir,
quién lo iba a pensar,
buscador de oro,

Él te iba a encontrar, (BIS)

DISCO DOS

JUNTO A LA CRUZ DE JESÚS
(14/2/89 BURGOS)

Junto a la cruz de Jesús
estaba su Madre,
y de pie junto a ella,
el discípulo amado.

Jesús, poco antes de morir,
al verles, les llamó
y con todo su amor
les dijo así:

» Mujer, ahí tienes a tu hijo;
ahí tienes a tu Madre «,
y desde aquel momento la tomó
como una entre sus cosas.

» Mujer, ahí tienes a tu hijo;
ahí tienes a tu Madre «,
y desde aquel momento la tomó
como una entre sus cosas(bis).

EN UN ANDÉN
(26/7/89 MADRID)

Un hombre ha muerto en la calle
en una vieja estación,
hizo su ultimo viaje
y le estalló el corazón
en un andén, en un andén
de una estación de tren,
en un andén, en un andén
de una estación de tren.

Muchos fueron a ayudarle
pero de poco sirvió,
bañado en su propia sangre
del mundo se despidió
en un andén, en un andén
de una estación de tren,
en un andén, en un andén
de una estación de tren.

Un hombre ha muerto en la calle
en una vieja estación,
Señor, viniste a buscarle
de pronto, como un ladrón,
en un andén, en un andén
de una estación de tren,
en un andén, en un andén
de una estación de tren.

Un hombre ha muerto en la calle
y yo he sentido tu voz,
cuando vengas y me llames,
ábreme tu Corazón
y viviré, y viviré,
contigo viviré,
yo viviré, yo viviré,
con Cristo, viviré.

Yo viviré, yo viviré,
con Dios yo viviré.
Un hombre ha muerto en la calle,
yo viviré,
con Dios yo viviré.

ERES MADRE DE DIOS
(11-12/3/90 ILLESCAS -TOLEDO)

Eres Madre de Dios
y Madre de los hombres,
inundada de sol
tu playa de dolores.

Engendraste al Señor
y le pusiste nombre:
Él fue tu Salvador
y tú naciste por Él.

La espada de dolor
te traspasó y al borde
de la muerte el amor
te puso golpe a golpe.

El amargo sabor
del cáliz te hizo volver
a pronunciar tu sí
como cuando eras joven.

Esclava del Señor,
Señora de los pobres,
puerto de salvación
para los pecadores.

Doncella de Sión,
llena vino de vino mi odre
para beber los dos
la redención del orbe,
para beber los dos
la redención del orbe.

BUSCA LOS BIENES DE ARRIBA
(26/3-5/4/89 TALAVERA -TOLEDO)
PASCUA DE RESURRECCIÓN

Busca los bienes de arriba,
donde está Cristo Jesús,
busca los bienes, lleva su cruz,
es el Señor de la luz.

Es el Camino y la Vida,
tu vida es Cristo Jesús,
es el Camino, lleva su cruz
es el Señor de la luz.

Te sepultaron con Él,
resucitaste a la luz,
Él te ilumina desde la cruz,
es el Señor de la luz.

¿DÓNDE ESTÁS, VIEJO AMIGO?
(27-28/10/88 BURGOS)
(FERNANDO MENÉNDEZ ROS-10ºANIVERSARIO 3/1/89)

¿Dónde estás, viejo amigo?
Una nube nos vino a separar.
Te me fuiste perdido
y tu nombre grité a la tempestad.

Te encontraron dormido,
sonriendo tranquilo al más allá;
fue la roca el molino
ahora muchos comemos de tu pan.

¿Dónde estás, viejo amigo?
Muéstrame tu presencia una vez más,
que las nubes y el frío
hacen duro el camino por andar.

Quiera Dios, viejo amigo,
que en el Cielo volvamos a cantar
como hicimos de niños
y seguro que a Él le gustará.

Háblala, viejo amigo,
a la Madre común con la que estás,
que yo cuento contigo,
no te olvides de mí en la eternidad.

Tu recuerdo está vivo,
lo sembraste en aquella Navidad;
él nos lleva contigo,
al que vive no se puede olvidar,
viejo amigo.

SEGUÍ VOLANDO
(FERNANDO MENÉNDEZ ROS)
(19/10/88 BURGOS)

Seguí volando detrás de Ti,
solo en tu Cielo de paz.
Seguí volando y fui tan feliz
como no lo fui jamás.

Me concediste vivir
y conocer la Verdad;
gozar, sufrir y morir por Ti
y antes y después, amar.

La vida fue para mí
la oportunidad de dar
todo lo que gratis recibí,
nada me supe guardar.

Seguí volando detrás de Ti
sin conocer el final;
Tú ibas guiando mi porvenir,
yo me dejaba llevar.

Llamaste y te respondí,
me pusiste a trabajar;
me hiciste trigo, me hiciste vid,
me hiciste fructificar.

Llamaste a otros junto a mí,
familia de eternidad;
la misma Madre y el mismo fin
nos hacían caminar.

Seguí volando detrás de Ti
aquella tarde invernal;
se rompió el trigo, sangró la vid,
pronto ha de resucitar.

OTRA VEZ EN LA VENTANA
(18/10/88 BURGOS)

Otra vez en la ventana
viendo la vida pasar,
con una pena en el alma,
vieja ya.

Otra vez en la ventana,
alguien tiene que llegar,
esperando la mañana, volverá.

Otra vez en la ventana,
tengo ganas de llorar,
con un nudo en la garganta,
siempre igual.

Otra vez en la ventana
y el camino por andar,
se me pierde la mirada
por el mar.

Otra vez en la ventana,
ya me empiezo a acostumbrar.
Tú vendrás de madrugada
y entrarás

a través de la ventana,
ese día llegará,
que no la encuentres cerrada,
ábrela.

Otra vez en la ventana,
tengo ganas de llorar,
con un nudo en la garganta,
siempre igual.

Otra vez en la ventana
y el camino por andar,
se me pierde la mirada
y Tú vendrás.

DAME TU CORAZÓN
(10/6/88 BURGOS SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS)

Dame tu Corazón,
que sea el mío,
que yo no busque nada más que a Ti,
que no me mire a mí cuando te sigo,
que ya no tenga miedo de morir.

Que ya no tenga nada,
que ya no busque nada,
que ya no quiera nada más que a Ti.
Que no me guste nada,
no necesite nada,
que ya no quiero nada más que a Ti.

Yo sé que eres el Tesoro escondido
y hay que venderlo todo para así
poder comprar el campo y ser ya mío,
hay que perderlo todo para Ti.

Que no me quede nada,
que no me importe nada,
que no me atraiga nada ya sin Ti.
Que no me guarde nada,
que no recuerde nada,
que no conozca nada más,
nada más que a Ti.

TÚ, SÍGUEME
(24/7/88 MONTE ALBERTA – BARCELONA)

Un día como todos,
de trabajo y sudor.
Un hombre en el camino,
pasando, me miró.

Su figura era clara
y era dulce su voz,
hizo que me olvidara
de todo mi dolor.

Me dijo:

«Tú, sígueme; tú, sígueme».
El brillo de sus ojos
me hizo estremecer.

«Tú, sígueme; tú, sígueme».
El sol iba bajando
en el atardecer.

Sentado en el trabajo,
ganando mi jornal;
el dinero en las manos
y el pan en el hogar.

Él, cruzando a mi lado,
se detuvo a mirar.
Sonriendo, me dijo:
«¿De qué te servirá?»

Y añadió:

«Tú, sígueme; tú, sígueme».
Y, dejándolo todo,
me fui detrás de Él.

«Tú, sígueme; tú, sígueme».
Sé de quién me he fiado:
Jesús de Nazaret.

«Tú, sígueme; tú, sígueme».
Tengo fe en tu Palabra,
Jesús de Nazaret.

DISCO DOS

AMANECE DE UNA VEZ
(1989 BURGOS)

Amanece de una vez,
no quieras esperar más.
Tú anuncias el principio y el final,
Tú eres la Mujer y Él es la Verdad
y ya la luz venció a la oscuridad.

PENTECOSTÉS
(17/5/91 ILLESCAS – TOLEDO)

Lenguas de fuego y viento huracanado,
Dios soplando su Aliento en nues­tro barro.
Ya la Vida volvió y el invierno pasó,
y tú y yo hemos sido rescatados.

Eran muy pocos, solos y asustados,
escondidos de todos y encerrados,
pero el Viento sopló y el mar Rojo secó.
Todo empezó hace casi dos mil años.

Salieron a la calle y predicaron,
la gente les tomaba por borrachos;
y aunque el Vino abundó, era el Vino mejor:
la Sangre del Señor Resucitado.

Hablaban en idiomas muy extraños
que todos entendían, y el milagro
pronto se difundió y el asombro llegó,
todos se preguntaban: «¿qué ha pasado?»

Era Pentecostés: el mundo del revés,
los mudos hablan y andan los lisiados,
los ciegos pueden ver y los pobres, comer,
y los cristianos son encarcelados.

Hoy vuelve a ser también otro Pentecostés:
la Iglesia con María está rezando.
Donde haya dos o tres, allí es Pentecostés,
donde el Consolador está actuando.

SER TU HIJO
(3-4/9/91 VALLADOLID)

Ser tu hijo, de verdad,
sólo pido serlo, nada más;
ser tu hijo, lo demás da igual.

Ni el mejor ni el peor,
ni el primero ni el último,
ni especial.

En la vida, en la muerte,
en la guerra, en la paz,
en la eternidad.

En la pena, en el gozo,
en la prueba, en salud
o en enfermedad.

Ser tu hijo hasta el final,
a esta herencia yo no quiero renunciar;
ser tu hijo y vivir la libertad

de los hijos de Dios
que han vencido al pecado
y a Satanás.

Hijos de la Mujer
que aplastó la serpiente
y el mal.
Hijos de un mismo Padre
al que todos llamamos Papá,
Abbá, Abbá.

Ser tu hijo, de verdad;
que me reconozcan siempre como tal;
ser tu hijo y vivir la libertad.

Hijo de la Mujer
revestida de Sol,
la que vencerá.

Coronada de estrellas,
la luna a sus pies
como pedestal.

La Mujer que dio a luz
al Cordero de Dios,
Víctima Pascual.

Ser tu hijo, de verdad,
tu hijo, de verdad (bis).
Ser tu hijo.

JUAN, 21
(5/9/91 VALLADOLID)

Amanece en la orilla,
una barca vacía
y en el fondo del alma
una herida.

Pescador, ya no sabes pescar (bis­).

Amanece en la orilla
y una lágrima brilla
en el rostro del lobo de mar.

Le negué y ya no volverá (bis).

Amanece en la orilla
cuando Alguien nos grita
que volvamos las redes a echar.

Y de nuevo volver a empezar (bis).

Hay un hombre en la orilla
y una hoguera encendida
con pescado y un poco de pan.

Hay un hombre en la orilla del mar
y las redes van a reventar.

Hay un hombre en la orilla del mar
y yo tengo que echarme a nadar.

IGLESIA DEL SEÑOR
(19-23/7/91 ILLESCAS – TOLEDO)

Te han insultado como a tu Maestro,
te han ofrecido el cáliz del desprecio,
te han ajustado a golpes contra el leño.

Te han acusado de lo que no has hecho,
te han exigido lo que no hay derecho
y te han pisado el rostro contra el suelo.

Por eso, Iglesia del Señor,
pobre y pequeña grey
nacida en el dolor,
goza y alégrate.

Iglesia del Señor,
Virgen fecunda y fiel,
Esposa del Amor,
hoy regocíjate.

Has predicado al mundo el Evangelio
sin esconder en tierra ese talento
que se ha multiplicado con el tiempo.

Has perdonado el odio y en silencio
te has sacudido el polvo del desierto,
convirtiendo en amor el sufrimiento.

Por eso, Iglesia del Señor,
pobre y pequeña grey
nacida en el dolor,
goza y alégrate.
Iglesia del Señor,
Virgen fecunda y fiel,

Esposa del Amor, hoy regocíjate,
Esposa del Amor, hoy regocíjate.

SANGRE Y AGUA
(20/6/91 ILLESCAS – TOLEDO)

Sangre y agua (bis)
Dios nos da para beber.

Sangre y agua (bis)
Dios nos da para beber.

El que tenga sed
que venga a Mí y beba
todo aquél que crea en Mí.

Como estaba escrito,
de mi Corazón
brotará una fuente de

Sangre y agua (bis)
para aquél que tenga sed.

Sangre y agua (bis)
para aquél que tenga sed.

Los que estáis cansados
venid a Mí
porque Yo os aliviaré.

De mi Corazón
nacerá un torrente
que salta a la eternidad.

Sangre y agua (bis)
Dios nos da para beber.

Sangre y agua (bis)
para aquél que tenga sed.

Te doy gracias, Padre,
porque has ocultado
a los sabios el Saber

pero a los pequeños
de mi Corazón
se lo diste a conocer.

Sangre y agua (bis)
Dios nos da para beber.

Sangre y agua (bis)
para aquél que tenga sed (bis).

Ir al contenido