GONZALO MAZARRASA – PEREGRINOS DE MARÍA

DISCO SIETE

SALMO 22
(2/4/91 ILLESCAS – TOLEDO)

Estribillo: El Señor es mi Pastor,
nada me faltará,
nada me faltará.

En verdes praderas me hace recostar,
hacia fuentes tranquilas me conducirá.

(Estribillo)

Por sendas de vida me hace caminar,
en la oscura tiniebla puedo confiar.

(Estribillo)

Tu presencia serena mi debilidad
y tu vara sosiega y me trae la paz.

(Estribillo)

A tu Mesa me sientas a comer tu Pan
y la Copa me llenas hasta rebosar.

(Estribillo)

Con perfume de fiesta y óleo de verdad
me unges la cabeza, con tu aroma.

(Estribillo)

Tu bondad y tu fuerza me acompañarán
y habitaré en tu tienda por la eternidad.

NO ME PREGUNTES POR QUÉ
(20-22/4/91 ILLESCAS – TOLEDO)

No me preguntes por qué,
he olvidado todas las razones.
No me preguntes dónde,
estoy solo y he perdido el norte.
No me preguntes con quién
que las sombras ya no tienen nom­bre.
No me preguntes por qué
ni por qué no, ni con quién, ni a dónde,
ni a dónde, ni a dónde.

¿A dónde van los hombres
cuando dejan el camino, a dónde?
¿Qué creerán los hombres
que han dejado de invocar tu Nombre?
¿Qué vivirán los hombres
si Tú eres la Vida del hombre?
¿A dónde irán los hombres?
¿Qué creerán, qué vivirán los hombres?
Los hombres, los hombres.

Tú, el mismo siempre, Tú,
como el mar que nunca cambia de lugar.
Tú, eternamente Tú,
veinte siglos no te pueden ya cam­biar.

Cuando me pregunta el mundo
que por qué, dónde y con quién,
Tú eres mi única respuesta,
Tú eres mi única pregunte,
Tú eres mi única razón para creer.

Tú que ya no mueres, Tú,
caminando a nuestro lado una vez más.
Tú Resucitado, Tú
que te quedas con nosotros a cenar.

Cuando me pregunta el mundo
que por qué, dónde y con quién,
Tú eres mi único Camino,
Tú eres mi única Verdad,
Tú eres la Vida que tengo para dar;
Tú eres mi único Camino,
Tú eres mi única Verdad,
Tú eres la Vida que tengo para dar.

ALMA DE CRISTO

Alma de Cristo, santifícame,
Cuerpo de Cristo, sálvame,
Sangre de Cristo, embriágame,
Agua del costado, lávame,
Pasión de Cristo, confórtame,
¡oh, mi buen Jesús, óyeme!
Dentro de tus llagas escóndeme,
no permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo defiéndeme,
en la hora de mi muerte llámame
e ir a Ti mándame,
con tus santos yo te alabaré
por los siglos de los siglos, amén,
con tus santos yo te alabaré.

MIL MILLONES DE BOCAS
(1976 MADRID)

Mil millones de bocas en las manos,
y digo mil sólo por decir algo.
Pueden ser muchas más o pocas menos,
lo cierto es que ahí están, muriendo.

No voy a repetir la misma historia,
no quiero que mi canto sea hipócrita.
Mil millones de hombres nos esperan,
muchos otros ya han muerto pero aún quedan.

Quisiera que mi canto no os gustara,
que mi voz fuese ronca y mi guitarra
llorase al ver pasar tanta miseria
en amargo desfile ante sus cuerdas.

Esta es la vieja historia, la balada
del que por no tener, no tiene nada,
sólo tiene el horror de su mirada
que con la mía un buen día cruzara.

Por ahora nada más ni nada menos
y que cada cual atienda a su juego,
las reglas ciertamente están muy claras
pero aun así es fácil olvidarlas.

¿De qué lado estás tú en esta batalla?
¿De los que piden pan y piden agua
o de los que les niegan las migajas?
De los que se condenan o se salvan,
o se salvan.

SALLES

COGERÉ MI GUITARRA Y CANTARÉ
(5/6/90 ILLESCAS – TOLEDO)

La noche es larga y es cruel
como llanto sin consuelo
y estoy tendido en el suelo
con la muerte a flor de piel.

Ella me ha hecho volver
la mirada allá, hacia el Cielo
pero veo todo negro
y no sé qué hacer.

Cogeré mi guitarra y cantaré
hasta ver amanecer,
esperando el alba
con aceite en mi lámpara
porque Él dijo: «Volveré».

Cogeré mi guitarra y cantaré,
cantaré hasta enronquecer,
gritaré a la mañana
que aquí estoy esperándola
porque sé que ha de volver.

Cogeré mi guitarra y cantaré
porque quiero serle fiel,
vestiré mi plegaria
con canciones y lágrimas
hasta que Él quiera volver.

Cogeré mi guitarra y cantaré
hasta ver amanecer
y al llegar la alborada
me encontrará esperándola
y con ella vendrá Él,
y con ella vendrá Él.

UN HOMBRE PECULIAR
(1975-76 MADRID)

Camina por la calle sin saber a dónde va,
pasea la mirada mas no tiene a quién buscar.
Un banco, una mañana, un pitillo que fumar;
sus ojos diminutos parecen querer hablar,
querer hablar.

Es un hombre peculiar,
parece que te llama cuando te ve pasar.
Rara personalidad,
cada día que pasa creo conocerle más,
cada día que pasa creo conocerle más.

Enfundado en su abrigo, jamás mira hacia atrás;
su sombra le acompaña, ¡quién sabe a dónde irá!
su sombra le acompaña, ¡quién sabe a dónde irá!
A dónde irá.

Es un hombre peculiar,
parece que está lejos y le puedo alcanzar.
Amanece un día más,
espero que de nuevo me le vuelva a encontrar,
espero que de nuevo me le vuelva a encontrar.

EMAÚS-2
(2/9/91 VALLADOLID)

«¿De qué discutís tan tristes? ¿De qué?»
¿Eres tú el único que no lo sabe?
Lo del Rabí Jesús de Nazaret,
muerto en una cruz ya tres días hace.
Lo dejamos todo por seguirle
y ahora su Cuerpo en una tumba yace.

Y nosotros no sabemos qué hacer,
y nosotros no sabemos qué hacer sin Él.
Y nosotros nos queremos volver,
y por eso volvemos de Jerusalén

Quédate, por favor, hoy quédate
que el camino es largo y ya se hace tarde.
Quédate, por favor, hoy quédate
que con tu Palabra el corazón arde.

Quédate, por favor, hoy quédate,
quédate, por favor, hoy quédate a comer.
Quédate, por favor, hoy quédate,
quédate, por favor, hoy quédate a comer.

PENTECOST
(ADAPTADO DE UNA ORACIÓN DE LA BEATA ISABEL DE LA TRINIDAD)
(25/5/93, ROMA)

«¿De qué discutís tan tristes? ¿De qué?»
With your pure and burning flames,
Holy Spirit, fill my soul,
consume it with divine love,
oh You whom I daily invoke!

Holy Spirit, brilliant light,
You that fill me with your grace,
You that inundate my life,
Burn my sins and give me faith (strength).

You that made me hear your call,
lead me to this intimate,
desired union with my God,
all the rest annihilate.

May my hope be in Jesus all
while being in this midsty world,
may I long for, may I see
only Him, my divine Friend.

Holy Spirit, Goodness, God,
Oh You whom I deeply adore,
whom I trust and whom I love,
take my body, take my soul.

You that made me hear your call,
take me to the eternal life,
light your fire and burn me all,
make me the Trinity’s bride.

DISCO DOS

YO TENDRÍA QUE
(22/5/84 TOLEDO)

Yo tendría que cantarte una canción
que no fuera como las demás.
Yo tendría que inventarme una oración
que hasta me hiciera llorar.

Yo tendría que cantarte una canción
a la fuerza muy original,
pero nunca encuentro tiempo para hablar
de todo esto con tranquilidad.

Yo tendría que cambiarme el corazón
para aprender a mirar
y saber reconocerte en el dolor
como en la felicidad.

Yo tendría que fiarme de tu Amor
sin buscar a nadie más
y pasar por esta vida sin parar
y nunca mirar atrás.

Yo tendría que cantarte una canción,
una canción especial.

CRUCIFICADO
(29/12/84 TALAVERA DE LA REINA – TOLEDO)

Crucificado, ¿dónde estás?
Nadie a tu lado queda ya.
Sólo tu Madre, la Mujer,
junto con Juan, tu amigo fiel
y otras que lloran a tus pies.

Crucificado, ¿y los demás?
Te abandonaron, al final.
¿Dónde quedaron los que ayer,
con tus milagros y tu poder,
te proclamaban Rey de Israel.

Crucificado, sálvate,
haz un milagro para que
todos creamos otra vez.

Crucificado, se acabó,
lo que buscabas ya llegó.
Les obligaste a actuar,
sabes que a veces la verdad
es peligrosa y hay que callar.

Crucificado, soñador,
tú que creías que eras Dios,
aunque sabías curar y hablar
y hasta a los muertos resucitar,
todo tenía que terminar.

Crucificado por amar,
no te quisieron escuchar,
les denunciaste y has de pagar.

Crucificado, sálvame,
quiero creer, ayúdame,
estoy cansado, dame la fe.

SOLO HAY UNA COSA IMPORTANTE
ROMA, 13/11/92

Sólo hay una cosa importante,
sólo hay una cosa mejor:
conocer el Amor y el Amante,
conocer al que te conoció.
Sólo hay una cosa importante,
sólo hay una cosa mejor:
al final contemplar su semblante
y escuchar al oído su voz.
Sólo hay una cosa importante:
escuchar la palabra de Dios;
caminar porque El va delante
y llevar esa cruz que El llevó.
Sólo hay una cosa importante
y es buscar siempre el Reino de Dios;
lo demás se nos da por sobrante;
todo es gracia de El, todo es don;
todo es gracia de El, todo es don.

EL SOLDADO

Canción de adiós a un soldado
que despidió la vida andando
por los caminos arduos
de la sangre y el barro
que los odios mezclaron;
por los caminos arduos
de la sangre y el barro
que los odios mezclaron.

Canción de horror por un soldado,
el que murió de aquel disparo
que otros dispararon y muchos disfrazaron
de libertad el engaño;
que otros dispararon y muchos disfrazaron
de libertad el engaño.

Canción de amor a un soldado
que si murió, no ha sido en vano:
su cuerpo fue molido como el grano de trigo,
su sangre se hizo vino;
su cuerpo fue molido como el grano de trigo,
su sangre se hizo vino.

Canción de amor a un soldado.

EMAÚS 3 (LA BODA)

Atardecía en el camino
por donde íbamos perdidos,
cuando el andar de un peregrino
se dejaba sentir.
Amigo,
a dónde vas, a dónde, dinos,
porque ya es tarde y hace frío;
tenemos fuego y un abrigo
donde puedes dormir.
Para cenar hay pan y vino,
y aceite para el cuerpo herido;
quédate en casa y luego dinos
cómo poder vivir contigo.
Enséñanos a amar,
a convivir y a perdonar,
a dar la vida y a sembrar
con generosidad.
Anochecía en el camino
cuando trenzó nuestros destinos
y con sus manos nos bendijo:
«sois los que Yo escogí», nos dijo;
«sois los que Yo escogí».

EL CIEGO

Que yo vea, que te vea,
que yo sienta tu saliva en mi ceguera,
que hagas con mi polvo barro,
que untes con tu barro en ella,
que me laves con tu agua y que yo vea.
Que yo crea, que yo crea,
que se encarne tu palabra en mi miseria,
que se rompa mi vasija
y el tesoro que hay en ella
se derrame por el mundo hasta que crea.
Que yo muera, que yo muera,
que Tú vivas otra vida en esta tierra,
que se escuchen tus palabras,
que se goce tu presencia,
que te conozcan los hombres y te crean.
Que yo vuelva, que yo vuelva,
a la casa de donde un día saliera;
que me abrace con mi Padre
y que lloremos la ausencia
de tantos años perdidos fuera de ella;
que me abrace con mi Padre
y que lloremos la ausencia
de tantos años perdidos fuera de ella.

AÑO TRAS AÑO (BODAS DE ORO)

Año tras año, detrás
queda la vida al pasar,
como un rosario de cuentas de oro o de cristal.
Año tras año, detrás
queda la vida al pasar;
lo que se ha dado por el camino, se encontrará.
Tuve hambre y me alimentaste,
sed y me diste de beber;
solo y enfermo, me acompañaste,
cubriste mi desnudez.
Año tras año, detrás
perder la vida es ganar:
ciento por uno con cruz,
y al cabo, la eternidad;
Año tras año, detrás;
siega después de sembrar;
llega tu Esposo y el agua en vino convertirá.
Deja tus redes y el mar,
deja tus campos, deja tu hogar;
ponte en camino, vente conmigo a donde ya verás.
Año tras año, detrás;
lo que El te dijo será
como un rosario de cuentas de oro o de cristal,
como un rosario de cuentas de oro o de cristal.

CANTO DEL PÁJARO SOLITARIO

Canto del pájaro solo, solitario, en soledad;
vuela alto, vuela solo, con el pico al vendaval.
Sin colores, solo canta, suavemente, en soledad;
vuela alto, canta solo por cantar;
vuela alto, canta solo por cantar;
vuela alto, canta solo por cantar.

LA ASUNCIÓN DE MARÍA

Dónde estás, dónde estás,
dónde se posa tu pie al andar,
Mujer de fuego y olor a azahar,
dónde estás, dónde estás.
Dónde vas, dónde vas,
cuándo respiras brisa del mar,
dónde acaricia el viento tu faz,
dónde vas, dónde vas.
Dónde bebes el agua,
dónde comes el pan,
dónde te llega el alba,
dónde te acuestas a descansar.
Dónde iras, dónde irás,
dónde te puedo yo ahora buscar,
tras de tu estela me has de llevar,
dónde irás, dónde irás.
Dónde más, dónde más,
Mujer primera en la eternidad,
glorificada tu carne ya,
dónde más, dónde más.
Dónde te llega el alba,
dónde comes el pan,
dónde bebes el agua,
dónde te acuestas a descansar.
dónde estás, dónde estás,
Mujer de fuego y olor a azahar,
Asunta al Cielo para rogar,
dónde estás, dónde estás, dónde estás.

DISCO DOS

CON ELLA SE PUEDE

Con Ella se puede
llegar hasta el fondo del mar,
volar hasta el cielo;
con Ella se puede
reír en lugar de llorar
y hacerte pequeño,
saber esperar
que hará realidad nuestros sueños.
Con Ella se puede lograr,
con Ella se puede lograr,
con Ella se puede
volver a empezar,
con Ella se puede llegar.
Con Ella se puede
pasar a través del cristal,
detrás del espejo;
con Ella se puede
nacer para la eternidad
aun siendo ya viejo,
tu Madre será
porque Ella dio a luz la Verdad.
Con Ella se puede lograr,
con Ella se puede lograr,
con Ella se puede
jugar a ganar,
con Ella se puede llegar.
Con Ella se puede
vivir sin mirar para atrás,
perdiendo ya el miedo;
con Ella se puede
comer hasta hartarse de Pan
y hacer Vino añejo
del agua normal
porque Ella de Dios es reflejo.
con Ella se puede lograr,
con Ella se puede lograr,
con Ella se puede,
ven y lo verás;
con Ella se puede llegar, (2)

CON SANGRE

En alguna parte hay una cruz
y un calvario para ti,
donde está la Madre de Jesús
enseñándote a decir:

Amor se escribe con sangre;
Amor, las tres de la tarde.

Inclinó su rostro sobre mí
poco antes de morir,
y, mirándome a los ojos,
aún me pudo sonreír.

Amor, hay tienes tu Madre;
Amor, las tres de la tarde.

Luego, dando un grito de dolor,
quedó muerto sobre mí
y le han traspasado el Corazón
que ya dejó de latir.

Amor se escribe con sangre;
Amor, las tres de la tarde.
Amor, carne de mi carne,
Amor, sangre de mi sangre.

TIERRA DE NUNCA JAMÁS

Peña sagrada de siglos atrás,
sierra encantada de edad inmemorial,
¿cuándo sentiste la brisa pasar,
tierra de nunca jamás?

Niebla escapada de algún temporal,
nieve escarchada junto al invernal,
¿cuándo sentiste la brisa soplar,
tierra de nunca jamás?

Vida estancada, sin tiempo ni edad,
gloria anunciada que se hace esperar,
¿cuándo sentiste la vida llegar,
tierra de nunca jamás? (bis).

Luz encumbrada, rumor celestial,
gracia avivada, momento de paz,
¿cuándo sentiste este fuego quemar,
tierra de nunca jamás? (bis).

ENSÉÑAME A ESPERAR
(3/10/1993, TALAVERA DE LA REINA)

Enséñame a esperar como la roca
que deja que las olas se vuelvan locas.
Enséñame a esperar como la aurora
espera que las sombras que mueran solas.

Enséñame a esperar junto al que llora
las penas de la vida y las derrotas
Enséñame a esperar toda costa
como toda esperanza aquí y ahora.

Enséñame a esperar tu voz sonora
o tu silencio suave que me enamora.
Enséñame a esperar que sea la hora
de tu presencia amable o tu demora.

Enséñame a esperar como la esposa
la lámpara encendida la tez hermosa
Enséñame a esperar como la rosa
que exhala su perfume si la deshojan

Enséñame a esperar con fe gozosa
salud o enfermedad o cualquier cosa
Enséñame a espera como la hoja
que arrastra el vendaval mientras que flota

Enséñame a esperar entre las notas
de mi vieja guitarra que sueña rota
Enséñame a esperar como la historia
espera la llegada de tu victoria.

Enséñame a esperar, Señor, tu gloria.

EL CASO ES QUE LE QUIERO
(TALAVERA, 14/10/1993)

Estoy siguiendo a un hombre
que vivió hace tanto tiempo,
al que yo nunca he visto
pero en que yo creo,
murió crucificado
pero ahora no está muerto
y yo le voy buscando
a Él por el desierto.

EL CASO ES QUE LE QUIERO
COMO LA NIEVE AL FUEGO.

Me tiró del caballo
y me he quedado ciego,
pero siento su mano
guiando mi sendero,
adónde me dirijo
ni yo mismo lo entiendo,
pero sigo sus pasos
por el camino estrecho.

EL CASO…

Quizá no se explicarlo
por mucho que lo pienso
quizá no se decirlo
por mucho que lo intento
quizá no se cantarlo
por mucho que lo siento,
pero me está quemando
como una brasa ardiendo.

EL CASO…

Por Él lo perdí todo
y me he quedado a cero
ni la cuenta en el banco
ni la novia en el puerto
ni la boda de blanco
ni la fiesta de negro
se me han ido quedando
atrás todos los sueños

Y ES QUE YO AHORA LE QUIE­RO
COMO LA NIEVE AL FUEGO.

Van pasando los años
va llegando el invierno,
y yo sigo descalzo
las huellas de sus dedos
me siento contemplando
la cruz del carpintero
y encuentro mi descanso
siendo su pregonero.

EL CASO…

Se me quedo mirando
una tarde y sonriendo
me fue desentrañando
todos mis pensamientos
yo le dije llorando
que qué estaba ocurriendo
y el me dejó temblando
entre el cielo y el suelo.

EL CASO… LE QUIERO, LE QUIERO.

AL FINAL SOLO TU Y YO
(TALAVERA DE LA REINA, 21/11/1993).

El amigo que siempre acude
como la sangre a flor de piel
y la lágrima que no supe verter.
El calor que cuajó la nube
y la lluvia que hizo nacer
entre el polvo y la podredumbre un vergel.

Al final sólo Tú y yo
como en un encuentro en una estación.
Al final sólo Tú y yo,
Corazón abierto de Dios.

El amor que se me descubre
y la fe que me hace creer
la esperanza que se me hunde en el ser.
La razón que se me hace lumbre
la ilusión de llegar a ver
y la gracia de una costumbre también.

Al final sólo Tú y yo
junto a mi tiniebla el Sol.
Al final gozo y dolor
vida, muerte y Resurrección.

EL CAMINO DEL MAR
(19/4/1994, TALAVERA DE LA REINA).

Hay un camino bordeando el mar
hecho de espinos y tierra sin pisar
y se diría que nadie lo usa ya.
Viejo marino mirando al mar
como un amigo lo abraza sin cesar
mientras las olas elevan su cantar.

Peregrino, ¿a dónde va a parar
el camino que va bordeando, va bordeando el mar?

Rojo de sangre, blanco de sal
entre las piedras se tropieza al pasar
por el camino que va bordeando el mar.
Con Pan y Vino se puede andar
Agua y Aceite te hacen descansar
junto al camino que va bordeando el mar.

El destino: la playa sin final
el camino que va bordeando, va bordeando el mar.

Fuego y arena, sudor y paz
ser peregrino es no mirar atrás
por el camino que va bordeando el mar.
El viento quema, lo oyes soplar
pero no sabes de dónde viene o va
por el camino que va bordeando el mar.

Necesito tu mano al caminar
Tú, el Camino, la Vida, Tú, la Vida y la Verdad.
Como el mar.
Peregrino que vas buscando el mar
el Camino que va del tiempo hasta la Eternidad.
Como el mar.

Ir al contenido