GONZALO MAZARRASA – PEREGRINOS DE MARÍA

DISCO DOS

MARIA DE JESUS

LA PEQUEÑA
(11-12/86 SANTA CRUZ DE TENERIFE)

Era pequeña y no sabía lo que iba ser,
y una voz se iba adueñando de ella.
Su madre le enseñó a esco­ger siempre lo que está bien
y la gracia de Dios llovía sobre su tierra.

Le gustaba rezar y un poco menos estudiar,
jugaba con sus compañeras como las demás,
y entre juegos y libros se iba haciendo mujer
y esa voz seguía creciendo sin saber porqué.

«Y tú, ¿no has pensado en ser de Dios?»,
le dijeron un día y calló a duras penas;
«y tú, ¿no has pensado en ser de Dios?»,
y una inquietud cruzó su alma por vez primera.

Los años pasaron de prisa por la pequeña
y creció como su sonrisa y su pureza.
Todos veían un no-sé-qué en ella
que recordaba a María sólo con verla.

Ella ignoraba su perfume y su belleza
y todavía jugaba con las estrellas,
pero esa voz seguía oyéndo­se con fuerza,
alguien llamaba insistente a su puerta.

«Y tú, ¿no querrías ser de Dios?»,
una emoción turbó su calma y se sonrojó;
«y tú, ¿no querrías ser de Dios?»,
se clavaron estas palabras en su corazón.

No conocía rencor ni envidia la pequeña,
las cartas siempre boca arriba eran su regla.
Aunque un poquito presumi­da, era discreta,
sabía bien lo que quería el Cielo de ella.

«Y yo, ¿no tendría que ser de Dios?»,
se preguntó mientras rezaba en su habitación;
«y yo, ¿no tendría que ser de Dios?»,
la Virgen escuchó en el Cielo su humilde oración.

Su familia tenía un tesoro en la pequeña,
todos soñaban sueños de oro para ella
pero muy pronto les sorprendería verla
dejarlo todo por seguir la senda estrecha.

Y tú, ¿no has pensado en ser de Dios?
Acaso seas la pequeña tú de esta canción.
Y tú, ¿no has pensado en ser de Dios?
Si hoy Él llamara a la puerta de tu corazón…

LA VISITACIÓN
(31/5/82 TOLEDO)

 

Llevo dentro la esperanza deseada
que me inunda, que me envuelve, que me llama;
soy pequeña, soy sencilla, soy la esclava,
pero sé que tengo todo y no soy nada.

Llevo dentro de mí al que me hace feliz
y dichosa me han de llamar;
soy aquella Mujer que esperaba Israel,
porque he dicho que sí va a nacer
Carne la Palabra.

Aún recuerdo cómo fue y aunque espantada,
hoy me alegro y sonrío confiada.
Cuando el ángel me dejó, yo aún temblaba
de esperanza, de ilusión, desconcertada.

Pero pronto sentí que Aquél que late por Mí
me empujaba a llevarle a Isabel,
el aliento de Dios con su sombra me cubrió
y ahora tengo que irme de aquí
a la montaña , a la montaña.

Todo queda como ayer pero en mi alma
un amor desconocido me embriaga.
Siempre he amado lo que soy y me humillaba,
escondida tras las rejas de mi casa.

Pero Dios se fijó en aquella humillación
y con todo su poder me levantó;
Yo quería pasar oculta de los demás
y ahora veo la esperanza florecer
en mis entrañas, en mis entrañas.

Llevo dentro la esperanza deseada
que me inunda, que me envuelve, que me llama;
soy pequeña, soy sencilla, soy la esclava
pero sé que tengo todo y no soy nada(3).

FRÍO Y NIEVE
(12/86 MADRID)

 

Frío y nieve,
el camino de Belén
viste de blanco
porque pasan
un hombre y una mujer,
Camino Santo.

Frío y nieve,
ella le ha mirado a él
y con su canto
ha encendido
resplandores en la fe,
Camino Santo.

Frío y nieve,
vienen desde Nazaret
y están cansados;
ya les duelen
las sandalias en los pies
y van rezando.

Frío y nieve
y un silencio por doquier
que están llegando;
no hay posada
pero el Niño va a nacer,
el Niño Santo.

Frío y nieve
y un pesebre para el que
vino de lo Alto.
Frío y nieve,
la Virgen y San José
le están mirando.

Yo quisiera
poder llegar hasta Él
y con mi llanto
adorarle,
arrodillado a sus pies
para besarlos.

Yo quisiera
poderle llevarle también
algún regalo:
mis miserias
sólo tengo para Él
y mis pecados.

Frío y nieve,
una estrella hasta Belén
guía a los Magos.
Frío y nieve,
yo también la seguiré,
Camino Santo(bis).

SAN JOSÉ
(17/3/86 BURGOS)

 

Un día más, hay que trabajar,
últimamente las cosas no nos van tan mal.
En el taller todo sigue igual
aunque los años pasan y yo me canso más.

Pero ahora esta Él, es un hombre ya,
si vierais cómo le gusta poderme ayudar.
Al amanecer hay que madrugar,
a mediodía un descanso y luego continuar.

Su Madre y yo, al atardecer,
le vemos irse del pueblo, de Nazaret,
para rezar, tardara en volver pero
mañana será el primero en llegar al taller.

La felicidad es estar con Él
y oír a la gente llamarle «el hijo de José».
Luego en el hogar, juntos ya los tres,
hablamos de tantas cosas, de su niñez.

Un día más, hoy igual que ayer,
aunque ya todo es distinto gracias a la fe.
La eternidad está en este taller:
el Dios que creó los cielos trabaja en él.

El Hijo de Dios, el Rey de Israel,
el carpintero del pueblo, el Enmanuel.
Miradle sudar, miradle beber,
el que nos trae el agua viva hoy tiene sed.

Un día más, hay que trabajar con Él.

DISCO DOS

DISCO DOS

​VEN Y SÍGUEME
(6/5-9/6/86 BURGOS)

Y tú, ¿no has pensado alguna vez
que el Maestro te llama y te dice:
«ven y sígueme»?
Tu carrera, tus planes, tu novia,
¿qué más da?
Pon la mano al arado
y no mires atrás.

Todavía recuerdas como fue:
Él pasaba a tu lado,
tú te volviste a ver;
ahora todo ha cambiado,
ya nada será igual;
Él es quien te ha llamado,
no te puedes negar.

Aunque aún te preguntes el porqué,
Dios tiene sus caminos
y tú lo sabes bien;
como niño en sus brazos
aprende a confiar,
para llegar al Cielo
has de hacer su voluntad.

Y tú, ¿no has pensado alguna vez
en dejar tu trabajo y tus redes
para irte con Él?
A la orilla del lago
se encuentra la Verdad ,
el Camino y la Vida
no le hagas esperar.

Y tú, ¿no has pensado algu­na vez
que el que quiera ganar su vida la va a perder
pero el que ahora la pierda,
la encontrará?

A la vuelta del tiempo
está la eternidad.

Y tú, ¿no has pensado algu­na vez
en todas esas almas
que aún no tienen fe?
Si no hay quien les predi­que, ¿cómo van a creer?
Escucha la llamada,
¿qué vas a responder?

Y tú, ¿no has pensado algu­na vez
que lo que tú no puedes
sí lo puede Él?
Levanta la mirada
hacia la Virgen fiel,
pregúntale a la Esclava
qué has de hacer.

Y tú,¿no has pensado alguna vez
que Dios está gritando
«a quién enviaré»?
Tienes sólo esta vida
para dársela a Él,
Jesús Crucificado
tiene sed, tiene sed.

Y tú, ¿no has sentido tú también
su mirada en tus ojos y su voz
suave y firme a la vez?
«Ve y vende lo que tienes,
tus proyectos también,
da el dinero a los pobres
y luego ven y sígueme,

sígueme, sígueme, sígueme,
ven y sígueme,
vende lo que tienes,
dame de beber, tengo sed,
ven y sígueme.

Y tú, ¿no has oído tú tam­bién
que pronuncia tu nombre y sonríe Él que todo lo ve?
Fiado en su Palabra
dejas todo y después,
descalzo por la playa, vas tras Él
para no volver.

DICES QUE YA NO CREES EN DIOS
(1980-81 TOLEDO)

 

Dices que ya no crees en Dios
y esperas otro redentor
que un día te saque de este mar
en que te hundes siempre más,
desesperadamente azul,
querría ser cielo y es fatal.

Has aprendido a sonreír,
a no ver nada en torno a ti
y a no esperar de los demás.
Tu vida grita en tu interior
y otros la callan con su voz
que falsifica el verbo amar.

Y esperan que tú hagas igual
y te lo piden por favor
una vez más ,
y a cambio ofrecen libertad
con su perfume de dolor
que mata en ti la eternidad.

Tú te preguntas si es así
y no lo puedes explicar
pero algo hay.
Y vuelves a tu habitación
llorando y sin saber porqué
vas recitando una oración.

Tú te preguntas si es así
y no lo puedes explicar
pero algo hay.
Y vuelves a tu habitación
llorando y sin saber porqué
vas recitando una oración.

MARÍA DE JESÚS
(1980-83 TOLEDO)

 

Eres más que el mar,
la gota de rocío en el arenal,
la flor nacida en medio del pedregal
a fuerza de esperanza, fe y caridad,
así eres Tú, María de Jesús.

Siento una vez más
tu mano dirigiendo mi caminar,
tus ojos encendiendo mi oscuridad,
tu Corazón de Madre latiendo está
junto a la cruz, María de Jesús.

Llévame hasta Él
y esconde mi lucero
en su amanecer,
aviva en mi alma el fuego
de su querer
y apagaré mi sed.

Dame de beber
la Sangre del Cordero
que fue a nacer
del Seno Inmaculado
de Ti, Mujer,
de noche, allá en Belén.

Sólo una vez más
dirige mi sendero hasta ese portal
y encierra mi camino en su caminar,
para borrar las huellas de todo mal
danos tu luz, María de Jesús.

Soy como el cristal
que deja cada día la luz pasar
y enciende claridades
por donde va,
soy como luna llena para brillar,
así soy yo, la Madre del Señor.

En la oscuridad
acude a mi regazo para llorar,
que yo sé de consuelos
y de humildad
y enciendo amor
y vida de eternidad,
así soy yo, la Madre del Señor.

Llévame hasta Él
y esconde mi lucero
en su amanecer,
aviva en mi alma el fuego
de su querer
y apagaré mi sed.

Dame de beber
la Sangre del Cordero
que fue a nacer
del Seno Inmaculado de Ti, Mujer,
de noche, allá en Belén.

Sólo una vez más
dirige mi sendero hasta ese portal
y encierra mi camino en su caminar,
para borrar las huellas de todo mal
danos tu luz, María de Jesús(bis).

DISCO DOS

DISCO DOS

BUSCO UN AMIGO
(1980 TOLEDO)

Ya no recuerdo la mañana en que partí,
ni tan siquiera el sol me vino a despedir,
ya no recuerdo las palabras que le dije al mundo
mientras vagabundo fui.

Busco un Amigo,
busco un Amigo,
que tenga todo lo que pido para mí.
Busco un Amigo,
busco un Amigo,
alguien que nunca se me pueda ya morir

He visitado tantos sitios parecidos
buscando en ellos el perfume de mi Amigo.
No lo sabía entonces, pero
sus huellas dejaron
un rastro fácil de seguir y me guiaron.

Busco un Amigo,
busco un Amigo,
alguien que pueda compartir lo que he sentido.
Busco un Amigo,
busco un Amigo,
he ido dejando a un lado todo por mi Amigo.

Últimamente le creía ya a mi lado,
y hasta me quise recostar en su costado,
y aunque sabía que estaba allí,
El me ofrecía más de lo que yo pedí.

Busco un Amigo,
busco un Amigo,
Aquel por quien he deseado yo vivir.
Busco un Amigo,
busco un Amigo,
aunque yo sé que es Él el que me busca a mí.(bis)

SACERDOTE DE DIOS
(1980-81 TOLEDO)

 

Dime, dime por qué yo que un día te dejé,
me escondí de tu voz y de tu lado escapé,
dime, dime por qué a mí me llamaste a ser
sacerdote de Dios, portador de la fe.

Dije para mí: «no me ve mi Dios,
mi pecado quedará oculto al Señor».
Olvidé tu Ley y a mi alrededor
crecieron las sombras y nació el dolor.

Dime, dime por qué yo que un día te dejé,
me escondí de tu voz y de tu lado escapé,
dime, dime por qué a mí me llamaste a ser
sacerdote de Dios, portador de la fe.

Pero fuiste fiel a tu Corazón
y anegaste mi alma en el mar de tu amor.
Bastó una palabra y la luz volvió,
tu promesa es eterna, contigo voy, Señor .

Dime, dime por qué yo que un día te dejé,
me escondí de tu voz y de tu lado escapé,
dime, dime por qué a mí me llamaste a ser
sacerdote de Dios, portador de la fe.

Contigo a mi lado qué feliz seré,
tu Palabra es la Vida, mi alimento es la fe.
Si Tú vas conmigo, ¿a quién temeré?
Sembraré tu alegría, te daré a conocer.

Dime, dime por qué yo que un día te dejé,
me escondí de tu voz y de tu lado escapé,
dime, dime por qué a mí me llamaste a ser
sacerdote de Dios, portador de la fe (bis).

VESTIDO BLANCO
(13/5/81 MADRID)

 

Vestido blanco manchado de sangre,
¿quién ha intentado otra vez matarte?
Vestido blanco, desde aquella tarde
llevas las huellas de tu cruz delante (bis).
¿No será por lo que dices?
¿No será por lo que haces?(bis).

Vestido blanco manchado de sangre,
la herida abierta cerrará tu Madre,
Ella sostiene tu vida en el trance
para que sigas llevando la nave.(bis).
¿No será por lo que dices?
¿No será por lo que haces?(bis).

Testigo blanco de un Amor que late
crucificado siempre a cada instante,
con El caíste para levantarte
resucitado bajo su estandarte.(bis)
¿No será por lo que dices?
¿No será por lo que haces?(bis).

Vestido blanco quieren derribarte,
tu luz les duele como a ti su ataque;
saben que siempre pueden encontrarte
besando a un niño como aquella tarde (bis).
¿No será por lo que dices?
¿No será por lo que haces?(bis).

Vestido blanco, Cristo ha de premiarte,
por Él te entregas hasta desangrarte
sobre las piedras que han regado antes
la sangre fresca de miles de mártires (bis).
¿No será por lo que dices?
¿No será por lo que haces?(bis).

Y TE VAS
(1980-81 TOLEDO)

 

Y te vas al fin por el mismo camino
después de probar tantos otros, ¡ya ves!
Dejaste de andar al borde del precipicio
y te vas tras Él para no volver.

Quedaron atrás tu casa y tus libros,
aquellos poemas sin terminar;
las noches sin fin y los días vacíos
que nada ni nadie podían llenar.

Y te vas al fin, quieres ser peregrino
de Aquél que en la cruz murió por ti.
No sabes decir lo que te ha ocurrido,
sólo que ahora eres feliz.

Y te vas al fin desnudo de títulos,
para el mundo eres un loco más,
pero en tú interior Jesús ha encendido
un fuego que nadie podrá apagar.

Y te vas al fin tras de aquel judío
que desde la cruz te vuelve a llamar.
No sabes por qué todo es tan distinto
y sientes que quieres amarle más.

Y te vas al fin por el mismo camino,
no sabes a dónde te va a llevar,
te fías de Él, te sientes su amigo
y en su Corazón te has perdido ya.

Y te vas.

VUELVE
(1984-86 TOLEDO-BURGOS)

 

Vuelve, amigo, vuelve
por el camino, vuelve
hasta el lugar, hasta el hogar
del que te fuiste , vuelve.

Se como un niño y vuelve,
busca el camino, vuelve,
la puerta está de par en par,
no es tan difícil, vuelve.

Tienes un sitio, vuelve
pródigo hijo, vuelve.
¿Si tú no estás quién va ocupar
tu puesto? Así que vuelve.

Te has escondido, vuelve,
vente conmigo, vuelve,
la fiesta está dispuesta ya
para empezar si vuelves.

Tu padre espera, vuelve,
tu madre llora, vuelve.

Vuelve amigo, vuelve
por el camino, vuelve;
nadie te va a castigar,
pronto, por favor, vuelve.

Vuelve amigo, vuelve.

Ir al contenido